Historia

A principios del siglo XX, cuando ocurría algún incendio en Cali, la señal en ese entonces la daban las campanas de la iglesia, las cuales se lanzaban a tocar “arrebatado” para movilizar a la ciudad. No existía un Cuerpo de Bomberos, y al toque de la alarma, las personas de todas la clases sociales salían corriendo a la calle provistas de sus respectivos baldes y se dirigían al lugar del incendio, para presentar su contingente, acarreando agua desde el río, casas vecinas o de las pilas. Este fue uno de los factores determinantes que motivaron la creación del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Cali.

historia-1-min

En 1925 los ciudadanos vieron la necesidad de organizarse mejor para combatir el fuego, y formaron un grupo de entre los más asiduos que se llamaron los “apagadores de fuego” liderados por Don Gonzalo Lourido, quien tenía como ayudantes entre otros a los señores Joaquín Paz Borrero, José Pardo, Gonzalo y Francisco Magaña, Alfonso Martínez Arizabaleta y Jorge Guerrero. En esa época se obtuvo el primer pedido de mangueras que finalmente fueron entregadas al regimiento pichincha, cuyas unidades colaboraban con los apagadores en la extinción de los incendios.

El 21 de diciembre de 1927, se obtuvo del Concejo Municipal la expedición del acuerdo Nº 96 por el cual se crea el Cuerpo de Bomberos de la Ciudad, compuesto de un primer Jefe, un segundo Jefe, tres ayudantes, un médico y 40 Bomberos, quienes fueron nombrados por el señor Alcalde, y la prestación de sus servicio fue “ad –honorem” . El mismo acuerdo dispone que “una vez organizado el cuerpo de Bomberos, dictara su propio reglamento y pedirá a la municipalidad el equipo del caso”. Esta disposición es muy importante, porque en ella se consagra la autonomía del Cuerpo de Bomberos y la obligación por parte del Municipio de atender a la dotación del mismo.

historia-2-min
historia-3-min

El domingo 17 de junio de 1928, un súbito y voraz incendio del Salón Moderno que funcionaba donde está ahora el teatro Jorge Isaac, en el que en ese momento se proyectaba una película titulada “La Edad Moderna” cuyo operador era el señor Miguel Montoya, quien sufrió quemaduras en los brazos. Este incidente encendió la llama de la pasión por servir a la comunidad, pues se tuvo que pedir ayuda a los Bomberos de Pereira. Gracias al empeño del Doctor. Nicolás Ramos Hidalgo, quien como Alcalde de Cali expidió el decreto Nº 108 de junio de 1928, reglamentario del acuerdo Nº 96, se hizo posible la creación del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Cali, el cual fue fundado solemnemente el 20 de julio de 1928 ante la estatua del Libertador Simón Bolívar, sitio donde se firmó el acta de fundación por parte de meritorios ciudadanos. El primer cuartel funcionó en la caseta al lado de la cervecería los Andes, cerca del batallón pichincha.

El 31 de Agosto del mismo año, fue el bautismo de fuego del Cuerpo de Bomberos de Cali con un incendio en el barrio “La María” que colindaba con la cervecería Los Andes, de propiedad de Don Hernando Caicedo, situada donde está ahora el C.A.M. El comportamiento oportuno y eficaz del Cuerpo, le valió un reconocimiento y voto de aplauso del Consejo de Cali. Afines de octubre de 1928, se hizo el primer pedido de equipo para el personal; era de marca inglés Merry Weather a la firma Gaviria Smith y Compañía, consiste en: 101 cascos forrados en caqui, con insignias, 170 cucardas, 80 cinturones completos, 60 pares de botas altas y “una bombita de mano”. El 17 de septiembre de 1928 mediante el acta Nº 5, se reforma la graduación (nominación) del Cuerpo en la siguiente forma: Comandante, señor Francisco A. Uribe; Capitanes, señores Luis Fischer y Gonzalo Magaña; Tenientes, señores Juan Malvehy, Gerardo Ravassa, Enrique Fuentes, Jorge R. Guerrero y Alfonso Martínez. Los oficiales del ejército, señores Capitán Tobar y Subteniente Morell, quedan agregados a la plana mayor con sus respectivos grados. En este mismo año, se aprueba la propuesta de la señorita Ida Fischer para que la bandera de la institución este compuesta por los colores rojo y negro en forma diagonal, con las letras “C. de B.”. El 24 de diciembre de 1928, se nombra una comisión para solicitar ante el Consejo Municipal un lote de terreno que “podría ser cualquiera de los situados en la Avenida Uribe, entre calles 15 y 20, o el que está ubicado entre la Escuela Modelo y el río Cali”.

historia-4-min
historia-5-min
historia-7-min

En 1929, inicialmente, cuando el cuartel de Bomberos no tenía sede propia, se utilizaba para la alarma general la sirena de la cervecería Los Andes. Posteriormente, mediante gestión del oficial mayor de la alcaldía, señor Harold Escobar, “la compañía mayor y fuerza eléctrica de Cali”, dono una sirena que fue instalada en el mirador que tenía sobre el tercer piso del edificio de dicha compañía, ubicado en la carrera 4ª con 9ª y 10ª. Posteriormente se trasladó al lote del cuartel, montándose en la torre de un molino de viento, donada por un ganadero del Valle que la había adquirido en los llanos. De esta localización, siempre buscando lugares céntricos y prominentes, se pasó al nuevo edificio del Palacio Nacional, en especial, desde el Cuartel Central, esa línea fue donada por la Compañía de Luz y Fuerza Eléctrica de Cali, actualmente la sirena se encuentra instalada en la torre del C.A.M. Originalmente la sirena solo se empleaba como señal de alarma del Cuerpo de Bomberos, pero posteriormente, en vista de la falta de coordinación de la hora que anunciaban los relojes de la Catedral y la Ermita, a solicitud de la autoridad Municipal, se hacía sonar la sirena a las 12:00 PM para regular el horario de salida del tren.

La Gobernación del departamento del Valle del Cauca, por Decreto Nº 0972 de julio 18 de 1953, y la Alcaldía Municipal de Santiago de Cali, mediante Decreto Nº 441 de julio 20 de 1953, le confirieron el título “BENEMERITO”, como público y permanente reconocimiento a los nobles servicios prestados y, en lo sucesivo para todos los actos públicos y privados, la institución se denominara “BENEMERITO CUERPO DE BOMBEROS VOLUNTARIOS DE CALI”.

historia-6-min